Un lugar donde se cobija el alma bajo el amparo de la poesía.

martes, 5 de febrero de 2013

Encierro



Y pasaste tus días
Acumulando pensamientos
De promesas
Que no verían la luz
De deseos
Que no florecerían jamás.

Un proyecto de vida
Que nunca fue vivida
Ni puesta a valer
Ideas escondidas
Que no conocieron
Ni la voz ni el papel.

Ningún esfuerzo
Fue valido
Siempre te mantuviste
En tu propio encierro
En tu propio cerco.
Deshojando afanes.

Gritos de impotencia
Que se quedaron
En el silencio
Lagrimas derramadas
Por luchas
Que se perdieron
Desde el intento.

Fuiste una planta
Que observo
Al mundo correr
Fuiste una planta
Atrapada por los pies.

8 comentarios:

  1. Amigo Sergio; así pasan muchos por la vida sin pena ni gloria, sin ni siquiera darse cuenta de que han vivido.
    Gusto en leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jose:
      Gracias por visitar mi morada.

      Abrazos, amigo.

      Eliminar
  2. Es un paisaje con muchas sombras, debe ser triste un proyecto de vida que nunca fue vivido, y la voz poética nos entrega el agobio, la tristeza que esto supone… intentos y lagrimas derramadas que se perdieron.
    Un gusto leerte Serge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana:
      Que alegría me da verte en mi morada. Una vida así no es vida pero eso le sucedió al personaje de mi historia.

      Un gusto tenerte en mi casa, amiga.

      Sergio.

      Eliminar
  3. Muy triste pero conviene de vez en cuando llamar a las filas de la actividad e insistir en que es conveniente luchar por los sueños. En eso estamos no?
    Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar mi morada, manager querida. Apostemos siempre por la lucha de los sueños.
      Realmente no sé que factores habrán jugado en la vida del personaje para que no haya hecho nada de su vida, no lo juzgo simplemente expongo su historia.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Afanes de una vida no vivida que llegan a ese duro y descriptivo final del poema. Un placer leerte, Serge.

    ResponderEliminar
  5. Es una historia muy triste; pero así sucedió. Gracias por visitar mi morada.

    Serge.

    ResponderEliminar